Con María José, la reina de Tupungato, quedamos en encontrarnos a las 10 am en la municipalidad de su departamento. Normalmente hacíamos las fotos en el amanecer o anochecer pero este fue el único horario que encontramos disponible para poder hacer la sesión. Debido a la iluminación por el horario tuve que buscar alternativas en cuanto a los equipos que iba a estar llevando, así que invité a mi amigo personal Juanjo Rojos quien me prestó unos flashes buenísimos y me ayudó con la iluminación.
Cuando llegamos a la municipalidad salió el intendente a saludarnos, fue muy amable con nosotros y le encantó el proyecto. Nos sacamos unas fotos con el (no somos ni un poco cholulos jaja) y de ahí partimos al lugar de las fotos.
La sesión la hicimos en los cerrillos de Tupungato, un lugar increíble y super recomendado para ir a tomar mates con torta fritas. María José fue muy simpática todo el tiempo, tuvo muy buena onda con nosotros y nos divertimos muchísimo con su sentido del humor. Ese día hizo mucho calor, uno de los más calurosos del proyecto y su buena onda ayudó mucho a sobrellevar la sesión. La reina tiene la particularidad de ser la primera reina en ser madre, María José es mamá de una nena de solo 2 añitos, lo que la lleva a tener un espíritu super relajado y maduro y eso fue algo que nos ayudó a estar mas tranquilos en la sesión, su zen.
En lo personal, fue una sesión muy emotiva ya que fue la última reina del proyecto. Mientras sacaba sus fotos pensaba en todo el camino que hemos recorrido hasta acá con el equipo y sentí felicidad y nostalgia al mismo tiempo. Después de terminar la sesión nos fuimos a festejar el final de este proyecto y por fin pudimos celebrar un triunfo más, un proyecto más se suma a nuestra experiencia.
Con el video me ayudó Adriano Besso y mis asistentes fueron Julián Pitte y Juanjo Rojos. Estoy orgulloso de este proyecto y estoy más que feliz porque los resultados son los que esperábamos: Este proyecto fue EPICO.
No es un concurso de belleza... Son REINAS.
Back to Top