Desde hace varios años me dedico a la fotografía: mi pasión y una actividad que considero una forma de vida. Gracias a ella, he podido conocer y hacerme amigos alrededor del mundo.
El impulso artístico ha estado siempre en mí; siendo chico recuerdo llenar con dibujos mis cuadernos de la primaria. Luego, al comenzar mis estudios superiores en Diseño Gráfico, supe que esa inclinación sería definitiva en forjar mi identidad como creativo.
Mi objetivo es que todos mis clientes sientan que con mis imágenes capturo la esencia de aquello que quieren transmitir, tanto para fotografía comercial como de bodas.  
Mi servicio
Al contratar mis servicios, garantizo que yo seré el fotógrafo del evento o sesión pactada, asegurando calidad de imagen, estilo e integridad creativa para todos los productos entregados. Esto también les da exclusividad para la fecha reservada.
Por otra parte, mis clientes se llevan todas las fotos que seleccione, en alta definición, editadas, y sin horribles marcas de agua, ya que son de su propiedad. También entrego copias en tamaño más pequeño para que puedan compartirlas fácilmente por la web.
Específicamente en los eventos, según el tipo de cobertura que elijan, comienzo mi trabajo en el horario pactado, y me quedo hasta que concluya la fiesta. Como me gusta que todos estén cómodos y disfrutando el momento al máximo, no me van a escuchar dándoles instrucciones o armando una pose, voy a ser como un ninja buscando las mejores tomas para contar su historia de la manera que ustedes lo merecen.
Si están emocionados por mi trabajo, yo estaré igual de emocionado por fotografiar su fiesta.
Mis proyectos
365: Cuando empecé a dedicarme a la fotografía tenía épocas de mucho trabajo. El 1° de enero del 2016 fui al estudio a adelantar trabajo. Tenía la idea de querer hacer algo nuevo, tenía la cabeza en muchos lados y quería un nuevo desafío. Arranqué este proyecto con la idea de rendir tributo a personas que admiro y me motivan. 365 es una misión día a día, y ya voy por la tercera edición.
Reinas como Reinas: En este proyecto lo que me llevó a hacerlo es la idea de rescatar la importancia que tienen las soberanas vendimiales para los mendocinos, como pueblo y como sociedad. Su participación en nuestro imaginario, sus actividades tan típicas y representativas, son un fenómeno único en el mundo, que vale la pena dar a conocer como lo que realmente son.





Volver arriba